Depilación y dolor, ¿en qué se basa?

96 352 13 71
Depilación y dolor, ¿en qué se basa?

Muchas son las personas que temen acudir a su sesión de depilación definitiva en Castellón por el dolor. Piensan que puede ser algo intolerable y un infierno. Hoy, te contamos un poco más acerca del dolor y de nuestros umbrales, ¡imprescindible para que pierdas el miedo!

En primer lugar, debes saber que todas las personas que se someten a la depilación definitiva en Castellón repiten. Es decir, continúan con sus siguientes sesiones. Si el tratamiento fuera tan doloroso, nadie se sometería a él para poder eliminar el vello de forma definitiva. Debes saber que hasta hace varias décadas la depilación sí que era muy dolorosa. Se utilizaban hasta agujas finas de materiales carísimos para poder dar con la eliminación del folículo piloso. Afortunadamente, la tecnología ha avanzado enormemente y ahora no tenemos que someternos a tal sufrimiento.

En segundo lugar, ¿sabías que al pasar cada sesión el dolor va disminuyendo? Es decir, conforme vamos debilitando el folículo piloso, el dolor disminuye. Es posible que sí que sientas más molestias en las primeras sesiones de depilación, pero posteriormente irá disminuyendo al punto de apenas notar nada.

Debes conocer un poco acerca de nuestra fisiología. Cada persona tenemos un umbral de dolor distinto, por lo que para algunas puede ser un dolor insoportable y para otras puede ser un dolor más que llevadero, ¡todo depende de nuestros neurotransmisores liberados! No te fíes si tu vecina o compañero de trabajo te dicen que la depilación eléctrica es un infierno, cada persona tiene una sensibilidad distinta. Además, también va a depender de la zona a la que sometamos al tratamiento. Por ejemplo, las ingles y las axilas suelen ser localizaciones más dolorosas que otras.

Lo mejor es que siempre acudas a un centro profesional que pueda indicarte y asesorarte al máximo. En Beatriz Y Victoria utilizamos tratamientos novedosos que implican mayor tolerancia al dolor en comparación con otros.